Calzado deportivo – Zapatillas Running

La elección del calzado sin duda es una de las cosas que más preocupa a los corredores cuando comienzan esta actividad deportiva. Aunque la elección de la zapatilla es muy personal y requiere ser probada por el usuario hasta que encuentra la que realmente le resulta práctica y cómoda, intentaremos analizar alguno de los aspectos más importantes a tener en cuenta y comentaremos algunos de los modelos populares.

MARCA
¿Qué marca elegir?¿Hay alguna mejor? Lo cierto es que hoy en día todas las grandes marcas tienen zapatillas de running de alta calidad a precios muy similares y la elección de la marca es algo personal.

Entre las mejores marcas y las más populares por los corredores se encuentran Nike, Brooks y Asics, aunque es posible encontrar zapatillas de muy buena calidad en otras marcas menos conocidas como Underarmour o Saucony.

Los precios de las zapatillas de gama alta de estas marcas se encuentran en torno a los 150€. Si queréis una zapatilla buena ya sea para competir o entrenar no deberíais buscar nunca entre precios inferiores a 80€ (hablamos de precio original no en precios rebajados por outlet u ofertas), ya que por debajo de esos precios los materiales de amortiguación y control sobre todo en la entresuela suelen ser de peor calidad y es mas fácil que nos produzcan lesiones en tiempos de uso elevados o largas distancias.

En sus respectivas webs se pueden ver todos los modelos a la venta con sus precios y las características técnicas de cada zapatilla, lo cual es muy útil para tener una idea del modelo que queremos o que vamos a utilizar, aunque personalmente nunca compraría un calzado online, ya que considero indispensable probarlo primero.

TERRENO – SUELA
Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un calzado para correr es el terreno sobre el que vamos a hacerlo, ya que influirá directamente en el modelo a elegir. Por ejemplo, las zapatillas para correr en pista o en carretera no tienen que ver nada con las de trail. El uso de una misma zapatilla para todos los terrenos puede provocarnos lesiones graves.

No sólo debemos valorar el tipo de terreno sino también la climatología, ya que no todos los modelos de deportiva van bien en terreno mojado. Para ello es importante conocer las características de la suela, como por ejemplo del tamaño de los tacos en trail. Mi consejo es que no sólo miréis las especificaciones del fabricante, sino también las opiniones de los demás corredores en los numerosos foros de running que existen, o incluso en la propia página de la marca comercial.

Por poner un ejemplo el modelo Pegasus de Nike es uno de los más valorados de esta marca, más aún desde que incluyeron el boost air zoom en ellas. Es un modelo bueno en pista y carretera, con una duración decente en kilómetros y muy cómodas en el uso. Por contra las suelas suelen tener un desgaste rápido en suelos muy abrasivos, y determinadas versiones o submodelos de esta zapatilla carecen de un buen agarre en mojado y esto quien mejor lo sabe es quien ya la ha probado.

Es importante tener en cuenta que la duración de una zapatilla de running normal ronda entre los 600 y 800 kilómetros, después de los cuales tanto la suela como los refuerzos pierden eficacia y es posible que ésto nos lleve a una  pérdida del agarre que puede ocasionar caídas y lesiones.

PESO
Aunque en competición el peso de las deportivas es importante ya que puede restar tiempo y mejorar la marca de los corredores, a un nivel de amateur o principiante es un factor que no debe preocuparnos. Pero para hacernos una idea digamos que el peso medio de las zapatillas que podemos utilizar para correr en maratones de asfalto, por ciudad o simplemente entrenamiento en parques de las principales marcas ronda entre 250 gr y 300 gr.
En los calzados minimalistas o maximalistas estos pesos cambian drásticamente.
Normalmente cuanto menos pese menos cansancio sentiremos en las piernas y más rápido avanzaremos , aunque por regla general, también tendremos menos amortiguación. Por regla general en entrenamiento siempre se utiliza un calzado con más amortiguación en las suelas para evitar lesiones en las fases de acondicionamiento y más ligero al entrenar series y el día de la carrera.

DROP
Un concepto que desde hace unos años está muy de moda, que tiene una gran importancia en la biomecánica de la carrera y que la mayoría de los runner conocen bien.
Este término hace referencia a la diferencia de altura entre la parte posterior del calzado y la delantera. Hablando siempre en milímetros, el drop de las zapatillas oscila entre 0 mm y 14 mm.

¿Qué drop deberíamos elegir? Depende muchísimo del tipo de carrera que vayamos a hacer, de nuestro entrenamiento, el estilo de correr, la propia anatomía y mecánica de nuestro cuerpo. Lo mejor es que un podólogo especializado en deporte o un entrenador personal de running nos aconseje previo estudio de nuestra carrera. Si no sabéis como corréis aún y no queréis arriesgar, con un drop mediano entre 8 y 12 estaréis cómodos y no deberíais tener ningún problema.

¿Cómo conocer el drop que tiene una zapatilla? En algunas marcas el drop está escrito en mm. por detrás en la parte del talón.
Las zapatillas de trail suelen tener unas flechitas. Si la zapatilla es de ultradistancia cada flecha equivale a 4mm, si no a 3mm. De ésta manera si en una zapatilla que no es de ultradistancia nos encontramos dos flechitas en el talón significa que la zapatilla tiene un drop de 6mm.
En la mayoría de las zapatillas no encontramos referencia en el calzado sobre el drop, por lo que tendremos que preguntar al vendedor o acudir a la página oficial de la casa comercial para consultarlo.

¿SUPINO o PRONO?
La pregunta tan de moda que desde hace unos años utilizan las grandes superficies para vender zapatillas. Pues bien, partamos de ésta premisa: Si no pronas, tienes un problema.
Nos referimos a pronar como el movimiento que hace el pie, digámoslo así, “volcando hacia dentro” en la fase de apoyo de la marcha. Todos pronamos o debemos pronar en cierta medida. Hablamos de un pronador cuando existe un exceso de pronación o hiperpronación en alguno de los dos pies o en ambos. Por el contrario nos referimos a un supinador cuando esa pronación es muy pequeña y el pie queda volcado hacia fuera en todas las fases de la marcha o cuando de manera patológica no se prona y se “vuelca el pie hacia fuera”.

Para averiguar si necesitamos un calzado para pronadores, supinadores o neutro, la única persona que puede aconsejarnos con criterio profesional es un podólogo tras hacer un estudio anatómico y biomecánico de nuestra carrera.

En caso de no tener asesoramiento, lo mejor es elegir un calzado neutro.

 

REVIEWS DE ZAPATILLAS

Adidas Revenge Boost Mesh (2016)

Asics Gel Nimbus 19 (2017)

New Balance Fresh Foam 1080 V7 (2017)

Nike MD Runner 2

Saucony Triumph ISO 3 (2017)

 

¿NECESITAS AYUDA CON ALGUNA ZAPATILLA? PREGUNTA A NUESTROS PROFESIONALES